El gobernador de Florida, Ron DeSantis, amenaza con demandar al gobierno federal por la prohibición de los cruceros

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, exigió al gobierno federal que ponga fin a su actual prohibición de que los cruceros atraquen en los puertos de Estados Unidos, amenazando con demandar en caso de que las autoridades sigan impidiendo la navegación de los barcos del estado.

En su comparecencia en Puerto Cañaveral con dirigentes de las líneas de cruceros Carnival, Norwegian, Disney y Royal Caribbean, así como con la fiscal general de Florida, Ashley Moody, DeSantis pidió el viernes a la administración de Biden una estrategia que permita a las líneas de cruceros reanudar sus operaciones en junio. Moody añadió que están explorando las opciones legales del estado si los Centros de Control y Prevención de Enfermedades optan por rechazar su petición.

“¿Está bien que el gobierno deje inactiva una industria durante un año?”, cuestionó el gobernador republicano.

DeSantis dijo que la prohibición continua sólo está perjudicando a los floridanos sin proporcionar mucho efecto positivo.

Florida es la capital de los cruceros en Estados Unidos, con tres de los puertos más activos del mundo: Miami, Puerto Cañaveral, cerca del Centro Espacial Kennedy, y Puerto Everglades, cerca de Fort Lauderdale. Millones de personas suelen hacer cruceros desde Florida cada año y el sector genera miles de millones para la economía del estado.

El político de Florida también señaló que la industria ha comenzado a reanudarse, con normas y protocolos de protección contra la propagación del COVID, en la mayoría de los lugares del mundo. Los líderes de la industria han mantenido que todavía no han experimentado ningún brote y han argumentado que las pruebas y las vacunas están ahora más disponibles que nunca.

  Las hospitalizaciones por COVID-19 descienden a medida que la oleada de Nueva York se estabiliza y la campaña de vacunación avanza
Powered by DailyNews Latino

“Es realmente un ejemplo de mal liderazgo y mal gobierno”, dijo DeSantis. “Para empezar, no deberían tener autoridad para cerrar esto, seamos sinceros. ¿Pero no tener ninguna consideración o sentido de la urgencia después de un año?”

Los Centros de Control de Enfermedades prohibieron los cruceros cuando apareció el coronavirus el año pasado. Los expertos han dicho que el entorno contenido y la cercanía a bordo de los cruceros contribuyen a facilitar la propagación del virus altamente contagioso.

Algunos viajeros quedaron atrapados en los barcos durante semanas cuando empezaron a surgir brotes a bordo de los buques.

El CDC levantó en octubre la orden de “no zarpar”, pero exigió a los cruceros que realizaran viajes de prueba para ensayar los procedimientos y que contaran con laboratorios de análisis a bordo antes de permitir el acceso a los pasajeros.

Con los servicios de News Wire

Ir arriba