Schumer insta a los federales a “liberar el dinero” para los tan necesarios ascensores en dos estaciones de metro de Manhattan

Los usuarios discapacitados del metro han esperado demasiado tiempo para que los ascensores funcionen en dos estaciones de metro de Manhattan, dijo el sábado el senador Chuck Schumer al instar a los funcionarios federales a dar luz verde al proyecto paralizado.

El líder de la mayoría del Senado dijo que los neoyorquinos en silla de ruedas y otras personas con problemas de movilidad necesitan desesperadamente un ascensor en dos concurridas paradas de metro de la calle 14 en el West Village.

“Dejen de dar largas, liberen el dinero”, dijo el demócrata neoyorquino. “Hagamos que se construyan estos ascensores, y eso hará de Nueva York un lugar mejor, como se dijo, para todos”.

Ya se ha destinado dinero para cuatro ascensores en la estación de la calle 14 Oeste y la Sexta Avenida, y dos más en la calle 14 Oeste y la Séptima Avenida. El proyecto también incluye hacer accesible a los discapacitados el túnel peatonal que une las dos estaciones.

Pero el proyecto tiene que recibir el visto bueno de la Administración Federal de Tránsito, una rama del Departamento de Transporte de EE.UU. que canaliza el dinero a los sistemas de tránsito locales como la MTA.

“Cuando se hacen adaptaciones para las personas discapacitadas se está ayudando al público”, dijo Michael Schweinsburg, del 504 Democratic Club, que defiende los derechos de los discapacitados. “Así hay más ciclistas discapacitados, más madres con carritos de bebé, más personas con carros de la compra, más personas con partos”.

Una coalición de grupos vecinales y defensores demandó a la MTA en 2018 por la falta de estaciones de metro accesibles.

  JNE lanza plataforma para comparar hojas de vida de candidatos
Powered by DailyNews Latino

La agencia de transporte cedió y accedió a poner en marcha el proyecto, que según una portavoz de la MTA el sábado es un paso hacia el objetivo de la agencia de garantizar que ningún neoyorquino esté a más de dos paradas de metro de una estación accesible.

Milagros Franco, de 44 años, que utiliza una silla de ruedas en sus desplazamientos diarios en metro, dice que es una “ruleta rusa” encontrar la forma de bajar al andén del tren.

“Hay que saber a qué parada se puede acceder, en qué parada funciona un ascensor”, dijo.

Carr Massi, que tiene 90 años y utiliza una silla de ruedas, dijo que no se puede poner precio a la capacidad de desplazarse sin ayuda.

“Te da una sensación de libertad”, dijo.

Ir arriba