Frenos electorales de melocotón podrido: La ley republicana de Georgia contra el voto es antiamericana

Debe haber confundido a los republicanos de Georgia que, a pesar de tener un gobernador republicano y ambas cámaras de la legislatura y un compañero de partido, el ahora famoso Brad Raffensperger, como secretario de estado elegido para supervisar las elecciones, su partido haya perdido la votación presidencial de 2020.

A pesar de un recuento completo y dos recuentos del número récord de votos de 5 millones de georgianos (en realidad el total estuvo a 40 votos de esa marca, ya que la participación fue de 4.999.960), Joe Biden ganó a Donald Trump en cada ocasión.

Luego, en enero, la situación empeoró cuando los dos senadores republicanos en ejercicio de Georgia perdieron la segunda vuelta de las elecciones, con lo que la cámara pasó a manos demócratas.

Tratando de enmendar esta triple pérdida, ahora han utilizado su control de la Cámara de Representantes para evitar estos problemas cuando tanta gente acude a votar, dificultando el voto, lo que en Georgia significa impedir que muchos negros voten.

Las horas de votación se reducen. El voto por correo será más oneroso. Se limitarán los buzones seguros para los votos por correo. Proporcionar comida o agua a las personas que esperan en la cola será un delito.

Pero podría haber sido peor, repartir botellas de agua es un delito menor, no un delito grave, y no se prohibió el voto anticipado los domingos, cuando muchas iglesias negras animaban a votar.

El gobernador Brian Kemp y sus compañeros afirman (muy equivocadamente) que un proyecto de ley de expansión y protección del voto impulsado por los demócratas en el Congreso sería una toma de posesión federal de las prerrogativas de los estados. Pero esas preocupaciones no les molestaron a la hora de imponer una verdadera toma de posesión estatal que sustituyera el control local de las elecciones por parte de los condados.

  Gobierno aprueba uso de playas para regiones de nivel moderado y alto por COVID-19
Powered by DailyNews Latino

Y encaja perfectamente que la representante estatal Park Cannon, una demócrata que quería ver a Kemp firmar el proyecto de ley, fuera detenida y esposada por la policía estatal. ¿Hemos dicho que Cannon es una mujer negra y que Kemp firmó debajo de un cuadro de una plantación? ¿Qué? ¿No había cuadros de un mitin del Klan o de un linchamiento o de la quema de una iglesia?

Ahora se pide el boicot al Estado del Melocotón. Les está bien empleado.

Ir arriba