Charlottesville recibe luz verde del juez de Virginia para retirar la estatua confederada de Robert E. Lee

La ciudad de Charlottesville obtuvo este jueves la aprobación del máximo tribunal de Virginia para retirar dos estatuas confederadas, incluida una del general Robert E. Lee que fue el centro de la manifestación nacionalista blanca de 2017.

Un juez del Tribunal Supremo del Estado anuló una sentencia de un tribunal inferior a favor de un grupo de residentes que demandó el mantenimiento de los monumentos a Lee y al también general Thomas J. “Stonewall” Jackson.

El Ayuntamiento de Charlottesville había votado a favor de retirar ambos, pero varios residentes argumentaron en marzo de 2017 que la ley estatal prohibía a los funcionarios retirar los monumentos o memoriales de guerra.

El jueves, el juez del Tribunal Supremo del estado, Bernard Goodwyn, dijo que las disposiciones de la ley no se aplicaban a las estatuas construidas antes de su aprobación.

“En otras palabras, (la ley) no proporcionó la autoridad para que el Ayuntamiento erigiera las estatuas, y no prohíbe que el Ayuntamiento las perturbe o interfiera con ellas”, escribió Goodwyn el jueves.

No está claro si la ciudad actuará inmediatamente para retirar las estatuas centenarias.

El monumento a Lee saltó a la palestra nacional cuando supremacistas blancos y neonazis acudieron a Charlottesville para una concentración de “Unite the Right” en agosto de 2017 para defender la estatua, erigida en 1924.

El supremacista blanco declarado James Fields Jr. estrelló su coche contra una multitud de contramanifestantes, matando a Heather Heyer, de 32 años. Fue declarado culpable de asesinato en primer grado en diciembre de 2018 y condenado a cadena perpetua más 419 años.

El expresidente Donald Trump avivó las tensiones raciales al afirmar que había “gente muy buena en ambos lados” del enfrentamiento de Charlottesville, un comentario que los nacionalistas blancos y otros grupos de extrema derecha celebraron como una muestra de su apoyo a su movimiento violento.

  Ministro Gabriel Quijandría: “La pandemia nos ha puesto la necesidad de planificar mejor nuestras ciudades y hacerlo de manera integral”
Powered by DailyNews Latino

La presión para retirar, sustituir o modificar las estatuas que rinden homenaje a los líderes confederados se ha convertido en los últimos años en uno de los principales focos del debate nacional sobre el racismo.

Muchas ciudades y estados de tendencia liberal han tomado medidas para retirar las estatuas y otros monumentos ofensivos a líderes con opiniones repugnantes. Pero muchos conservadores blancos han defendido las estatuas como tributos a la herencia sureña.

La capital de Virginia, Richmond, también antigua capital de la Confederación, retiró varias estatuas de líderes confederados.

Un imponente monumento a Lee sigue en su lugar en una importante intersección del centro de la ciudad en medio de una batalla judicial sobre su futuro, pero ha sido cubierto con grafitis y transformado en una sede informal para activistas de la justicia racial.

Ir arriba